VIDEO ZARAGOZA

NUEVO CASO DE CARNE CON ALFILERES

El pasado 10 de abril en el zaragozano barrio de Miralbueno se encontraban varios restos de pollo cocido con alfileres. En seguida, la fotografía comenzaba a compartirse en algunos grupos a través de las redes sociales advirtiendo a otros dueños de perros de la zona. Ese mismo día, Hades se topaba con esta trampa urbana en el paseo Carlos Oríz García.

Varios usuarios advertían de que se trataba de un lugar por el que habitualmente pasean un gran número de vecinos con sus perros. “La policía está avisada así que si veis a alguien sospechoso, por favor, avisad inmediatamente”, afirmaban en la publicación.

El animal tuvo que ser operado de urgencia y sometido a una endoscopia en la Clínica Veterinaria Miralbueno para sustraer los seis alfileres que había ingerido. Aunque la operación fue complicada y se prolongó durante más de cinco horas, el galgo de nueve años ya está en casa y se recupera con normalidad.

“Íbamos paseando por la calle, como siempre, y a lo que me di cuenta ya se había tragado un trozo de carne lleno de alfileres”, relata Inma Fuster, su dueña. La joven se aseguró de retirar toda la carne de la zona –que se encontraba escondida entre los arbustos- para evitar nuevos incidentes, y se dirigió acto seguido a la clínica ubicada a escasos metros.

“Los cuatro primeros alfileres se retiraron con endoscopia, pero para los dos últimos tuvieron que abrir porque estaban en una zona más complicada”, recuerda. Afortunadamente, Hades, que fue abandonado cuando solo tenía meses y que vive con Inma desde hace 8 años, evoluciona favorablemente tras la intervención. “No entiendo quién gana con algo así, de verdad”, critica Fuster.

Los hechos se producen tan solo un mes y medio después de otro caso parecido que tuvo lugar en el parque Tapices de Goya de la capital aragonesa. En esta ocasión, la víctima fue Leyka, una border collie de color negro y 7 años de edad que caía en una trampa de las mismas características el 28 de febrero por la noche, aunque sus dueños no se dieron cuenta hasta haber llegado a su domicilio donde el animal vomitó dos alfileres.

En aquella ocasión, como explicaba su dueña, María Landeira, se dirigieron a la Clínica Veterinaria de Utebo, en la cual gracias a la rápida intervención de sus profesionales pudieron extraer hasta cuatro alfileres de su interior, uno ubicado en el paladar y otros tres en el aparato digestivo. Según ha podido saber HERALDO, actualmente Leyka evoluciona con normalidad.

Como siempre en estos casos, desde el Colegio Oficial de Veterinarios de Zaragoza (COVZ) llaman a la calma y recuerdan la importancia de vigilar a nuestros perros en todo momento durante los paseos diarios, así como de intervenir con rapidez y acudir a las autoridades pertinentes para que puedan asegurar la zona.

Más de una decena de muertes

Por su parte, desde la organización de ‘Alerta Zaragoza’ recuerdan que no se trata de un hecho aislado y que periódicamente se reciben avisos de este tipo como reflejan sus estadísticas. En tan solo diez meses desde que se puso en marcha su ‘mapa de avisos’ han registrado más 40 incidencias y 11 fallecimientos en la capital aragonesa.

Desde el Partido Animalista de Aragón (PACMA) recuerdan, una vez más, la necesidad de tomar medidas serias al respecto. “Nosotros vamos a seguir luchando para acabar con esta situación, vamos a seguir recogiendo información, elaborando informes, solicitando reuniones y convocando protestas hasta que decidan  hacer algo”, reivindica Olga García, coordinadora de PACMA en Zaragoza. “Es su obligación, tanto del ayuntamiento como de las autoridades, proteger a los ciudadanos humanos y no humanos”, concluye.

fuente: heraldo.es