VARIOS

ZARAGOZA SE VUELCA EN LA GRAN RECOGIDA DE ALIMENTOS

La sociedad aragonesa se ha volcado estos días con la Gran Recogida del Banco de Alimentos, una iniciativa que un año más ha mostrado la parte más solidaria de los ciudadanos. «No cuesta nada aportar un granito de arena», contaba ayer Salomé Sánchez tras entregar varios alimentos a las voluntarias presentes en un supermercado de Zaragoza.

En esta edición, cerca de 240 establecimientos de la capital colaboran con la iniciativa, que tiene como objetivo alcanzar los 500.000 kilos de alimentos en Zaragoza. El proyecto nacional también llega a los centros de Teruel y Huesca, donde la participación también está siendo alta. «La verdad que no ha dejado de venir gente y estamos muy contentos con la entrega que se está haciendo. Esta siendo impresionante», señaló Lourdes Díez-Antoñanzas, una de las voluntarias de la Gran Recogida que ha estado presente en varios establecimientos de la ciudad estos días. «Hay personas que han venido solo a colaborar con nosotros y se han ido sin hacer ninguna compra en el supermercado. Es decir, que a propósito se han pasado por aquí. Ese gesto es muy bonito», añadió.

Se precisan alimentos no perecederos. Entre las peticiones necesarias están las legumbres, el azúcar, la leche, los alimentos o en conservas o preparados, tomate frio, aceite o cacao. También alimentos infantiles, que son los que más despiertan la solidaridad de la gente. «Parece que es lo que más se entrega, aunque tenemos de todo. Las latas de comida preparada, que son para servir y calentar también están teniendo éxito», apuntó Andrea Martínez, quien es el primer año que colabora en esta acción de forma particular. «Me siento muy satisfecha con lo que estoy viendo estos días», aseguró.

En Zaragoza se ha volcado con la Federación Española 3.221 voluntarios, entre los que destaca el Cuerpo del Voluntariado municipal, a los que se unen por ejemplo Zaragoza Roller y En Patines. También colaboradores corporativos de varias empresas, colegios mayores y asociaciones han repetido experiencia.

«Todos los años participo. Este año, por ejemplo, he entregado cacao, porque es para los niños, y galletas. A veces derrochamos y compramos cosas que no necesitamos, así que para algo como esto no hay que andar con miramientos», contaba Marcelino Espinar, un comprador.

El año pasado, esta campaña nacional superó las cifras cosechadas en otros países como Italia, Francia y Portugal y este año el objetivo es superar los 22 millones de kilos de alimentos no perecederos.

fuente: elperiodicodearagon.com