DESTACADOS SALUD

LA CONTRATACIÓN DE SEGUROS DE SALUD CRECE EN ARAGÓN UN 4% POR LAS DEMORAS EN LA PÚBLICA

La contratación de seguros privados de salud no para de crecer en Aragón. Las listas de espera, no solo para someterse a una operación, sino para realizarse determinadas pruebas diagnósticas, son uno de los principales motivos que llevan cada año a más aragoneses a contratar una de estas pólizas.

En Aragón, según datos facilitados por el área de estadísticas de ICEA (Investigación Cooperativa entre Aseguradoras que agrupa al 95% de estas entidades nacionales), un total de 283.338 personas tenían contratado un seguro privado en 2016, 10.000 más que un año antes, y 23.972 más que en 2011, cuando la cifra de asegurados ya alcanzaba los 259.366. Este crecimiento positivo es, por tanto, una tendencia que se ha mantenido en los últimos años y que, según los expertos consultados, responde fundamentalmente a las demoras que se registran en la sanidad pública para todo tipo de pruebas y consultas.

“Los pacientes demandan una cosa bastante lógica: quieren que además de bien, se les atienda pronto. En este país tenemos un nivel asistencial muy alto, y somos más que buenos dando la asistencia, pero fallamos precisamente en la rapidez. La agilidad es lo que más está limitando la atención en la sanidad pública y, a raíz de ahí, la contratación de pólizas está teniendo un crecimiento significativo“, explica Manuel Vilches, director general del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), quien precisa que el seguro de salud es el “único” que ha seguido creciendo a pesar de la crisis, recuperando cifras de contratación anteriores a esta.

Los datos del último informe ‘Barómetro de la Sanidad Privada 2017’ elaborado por IDIS respaldan también esta tendencia. En él se concluye que “el tiempo medio de espera en la sanidad privada es seis veces menor que el de la pública para la realización de pruebas diagnósticas, en torno a cuatro veces menor para disponer de los resultados, y casi cuatro veces menor para la realización de una operación quirúrgica”. A la hora de elegir la sanidad privada, los datos del Barómetro indican que las consultas a especialistas y las pruebas diagnósticas son los servicios utilizados en mayor medida por los entrevistados. 

La celeridad, la principal razón para contratar un seguro de salud

Evangelino Navarro, presidente del sector de Sanidad de CSIF en Zaragoza, coincide con Vilches en que la sanidad privada está aumentando los seguros de salud por las demoras que se registran desde hace años en la pública. “Si te dan una demora de un año para una prueba diagnóstica, el que puede y quiere rapidez se busca un seguro privado”, zanja Navarro, quien reivindica al mismo tiempo que se destinen más recursos a agilizar en la pública el problema de las listas de espera de consultas externas, a su juicio, el ‘talón de Aquiles’ de la sanidad aragonesa. “Las primeras consultas son en las que más tendría que incidir el Gobierno aragonés ya que suponen la prevención y el ahorro a corto, medio y largo plazo. Habría que fomentar que en horario de tarde se impulsaran también este tipo de pruebas, pero para eso necesitamos profesionales, sobre todo médicos que informen de los resultados de estas pruebas que hacen y que hubiera también un turno de tarde para acabar con ello. Sería una forma de canalizar las esperas”, argumenta.

Los últimos datos publicados por el Gobierno de Aragón a cierre del pasado mes de julio mostraron, tras meses de mejora, un “ligero incremento” en la demora media tanto en la lista de espera quirúrgicacomo en consultas externas. En el caso de estas últimas, Oftalmología (103 días), Traumatología (99),Aparato Digestivo (85), Dermatología (82) y Cardiología (77) fueron la especialidades más problemáticas con una demora media todas ellas superior a los dos meses. La situación es similar a la hora de operar con demoras superiores a los siete meses (216 días) en Neurocirugía, y superiores a los tres meses y medio en Traumatología (136 días).
Por el contrario, indican desde el IDIS, hacerse una resonancia en la sanidad privada tiene una demora media de alrededor de siete días; y someterse a un TAC o un escáner supone esperar menos de una semana en estas clínicas, que también han incrementado el número de cirugías que realizan. “A día de hoy -apunta Vilches- la sanidad privada efectúa el 30% de las operaciones que se hacen en España, y eso, en cierto modo, favorece la continuidad de seguir brindando los servicios que ofrece la sanidad pública en tan poco coste, porque ese porcentaje importante de gente se está yendo fuera del entorno sanitario público”, puntualiza antes de añadir lo “incapacitante” que resulta para muchos pacientes afrontar demoras de seis y ocho meses para operaciones como una prótesis de cadera o unas cataratas, que en la mayoría de los casos son operaciones rápidas y sencillas.

“Los pacientes cuando están enfermos están nerviosos, y lo que quieren es que los tranquilicen lo antes posible. Si para eso necesitan una prueba diagnóstica que tiene largas demoras en la pública, por pura celeridad acaban recurriendo a la privada. Esa necesidad de descartar o diagnosticar cualquier enfermedad lo antes posible sumada a la tranquilidad de que se les va a dar ese servicio en un plazo más breve de tiempo es lo que justifica al final el notable incremento que se viene registrando en el número de pólizas contratadas en los últimos años“, zanja el responsable del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad.

fuente: heraldo.es