DESTACADOS POLÍTICA

EL DELIRIO DE LA CUP PRETENDE INCLUIR PARTE DE ARAGÓN EN LOS PAÍSES CATALANES

La CUP no se conformarían con una indepdencia de Cataluña, sino que aspiran a que eso fuera el primer paso de una suerte de estado confederal más amplio que abarque todo su concepto territorial de Países Catalanes y que incluso alcanzaría a parte de Aragón, además de a la Comunidad Valenciana y Baleares.

«Países Catalanes confederales» es la tesis que sirve de punto de partida a las pretensiones estratégicas que cultiva activamente la organización independentista radical Pueblo Libre, integrada en el seno de la CUP, partido que hace piña con Juntos por el Sí y la Generalidad de Puigdemont en el desafío secesionista.

Y, para profundizar en ese objetivo, Pueblo Libre ha organizado una mesa redonda abierta al público, que tendrá lugar en Lérida este viernes 8 de septiembre y en la que se buscarán ideas para que parte de Aragón pase a formar parte de esa idea independentista de Países Catalanes.

«La Franja de Poniente en unos Países Catalanes confederales. ¿Cómo lo hacemos?». Ese es el título de la mesa redonda organizada por los independentistas de izquierda radical de Pueblo Libre, acto para el que el Ayuntamiento de Lérida -dirigido por el socialista Ángel Ros- le ha cedido un espacio municipal, la Sala Jaime Magre de la capital ilerdense.

El independentismo catalán denomina «Franja de Ponent» (Franja de Poniente) a los 4.000 kilómetros cuadrados que suman las cuatro comarcas orientales de Aragón: Ribagorza, La Litera y Bajo Cinca, de la provincia de Huesca; y la comarca del Matarraña, perteneciente a la provincia de Teruel.

En esa mesa redonda participará, entre otros, el aragonés Marcelino Pena, quien concurrió por las listas de las CUP en las elecciones autonómicas catalanas de septiembre de 2015. En aquel momento se destacó la inclusión de este «vecino de Alcampell» (Huesca) en las listas electorales de los independentistas catalanes como una muestra de la vocación de la CUP por extender su proyecto independentista a parte de Aragón y reclamar el 10% del territorio de esta región como suelo propio de los «Países Catalanes».

En septiembre de 2015, las CUP también firmaron la denominada «Declaración de Poniente», un alegato por la anexión de la zona oriental de Aragón al proyecto independentista catalán. Aquella declaración fue firmada entre la CUP y el «Casal Jaime I» de Fraga (Huesca), una de las entidades pancatalanistas que actúan en suelo aragonés y que hace años incluso contó con el beneficio de las subvenciones de la Generalidad.

Las aspiraciones del nacionalismo catalán sobre las comarcas orientales de Aragón no son nuevas, aunque sus estrategias al respecto han ido evolucionando con el paso de los años y desde diversos frentes. La propia Generalidad, en su página web, ha acostumbrado a incluir esta zona de Aragón como parte de la idea de «nación catalana», como cuando ha presentado esas comarcas aragonesas como si fueran una provincia más de Cataluña. La Generalidad ha financiado diversas iniciativas para fomentar el pancatalanismo en suelo aragonés, y en los últimos años ha llegado a pagar un libro por encargo para defender la supuesta «catalanidad» de Aragón.

fuente: abc.es