DESTACADOS MEDIO AMBIENTE ZARAGOZA

EL AYUNTAMIENTO DEJA LA CALLE ALFONSO I A MEDIA LUZ DE FORMA DEFINITIVA

Las clásicas farolas de la calle de Alfonso I de Zaragoza, las que salieron de la factoría de Averly, han perdido uno de sus tres puntos de luz. La sempiterna estampa de esta céntrica arteria, con un trío de bombillas por poste –una superior y dos laterales–, cambiará, por tanto, a partir de ahora. El Ayuntamiento ha anunciado que, tras quitar las luminarias centrales para colocar su decoración navideña, no se van a volver a colocar. Alega que con estas dos ya se supera –con mucho– la intensidad que marca el reglamento de eficiencia energética para las calles peatonales con un alto flujo de peatones, como es el caso.

Esta medida no ha gustado a muchos vecinos, ni tampoco a la asociación de comerciantes. Consideran que, más allá de la potencia de luz, se está modificando el gran símbolo de la calle de Alfonso I. «No es cuestión de iluminación, sino de estética y de que la farola con las tres luces es el símbolo que nos distingue», explica María Pilar Martínez, presidenta de la asociación de comerciantes del sector Alfonso. Critica, además, que la medida se ha tomado sin consultar a los vecinos: «Hablan mucho de participación, pero a la hora de la verdad las cosas se hacen sin contar con nadie».

El Ayuntamiento, por su parte, justifica la medida en cuestiones técnicas. Según apuntaron fuentes municipales, en enero –una vez retirada la iluminación navideña– los servicios municipales comprobaron el nivel de intensidad que tenía la calle con dos luminarias por báculo. Con el llamado ‘método de los nueve puntos’, se obtuvo una «iluminancia media» de 44,4 lux, y una «uniformidad media» de 0,84. En ambos casos supone casi el doble de lo que fija el reglamento de eficiencia energética para viales como la calle de Alfonso I.

Ahorro energético y económico

Además, la retirada de un punto de luz también consigue ahorros energéticos y económicos. En concreto, se reduce el gasto anual de energía en 3.086 euros, y el de mantenimiento en 2.178. También se consigue rebajar el consumo en 23.159 kWh al año y las emisiones de CO2, en 8.916 kg. Los comerciantes consideran, no obstante, que hay otros sitios donde se puede recortar. «Si vas por Arcosur, está iluminado a tope, y eso que la mayoría de las calles están vacías», critica la presidenta de la asociación.

Además, María Pilar Martínez recuerda que durante el pasado mandato socialista fueron ellos mismos quienes pidieron al Ayuntamiento que «bajaran la intensidad de las farolas», ya que iluminaban demasiado. «Hay que tener en cuenta que aquí hay mucho escaparate, y que aportan mucha luz», apunta. Así se hizo en 2010. Se sustituyeron las bombillas por otras de menor intensidad que, aún así, según los parámetros técnicos del Ayuntamiento siguen dando demasiada intensidad a este céntrico vial.

Un remate en la parte superior

Por ello, el Consistorio no repondrá la bombilla central de las farolas. Los comerciantes insisten en que su crítica no es por el brillo que se pierde, «sino por la estética» de unas farolas que ya se construyeron hace décadas evocando las antiguas de gas de esta misma calle. Además, Martínez señala que el remate que ahora corona las farolas «es horroroso». «Tenemos el Ayuntamiento más cutre de España», sentencia esta comerciante. No obstante, el Consistorio aclara que se colocará una terminación «adecuada al tipo de columna», similar a las que tienen las farolas de las calles Teniente Coronel Valenzuela o Don Jaime I.

El asunto se trató en la última comisión de Urbanismo, a pregunta del PP. El responsable del área, Pablo Muñoz, defendió la medida para conseguir «una mayor eficiencia energética». El concejal popular Pedro Navarro, por su parte, dijo que es «físicamente imposible» que haya una sobre iluminación en este vial y calificó de «cutre» la decisión.

fuente: heraldo.es