DESTACADOS

LA CREACIÓN DE EMPLEO SE FRENA EN ARAGÓN DE FORMA ALARMANTE

La última Encuesta de Población Activa (EPA) dibuja un preocupante panorama para el mercado laboral aragonés. Se crea empleo, sí, pero mucho menos que en los dos años previos; y baja el paro, sí, pero no gracias a la creación de empleo sino, sobre todo, porque Aragón se desangra demográficamente: pierde jóvenes y gana jubilados.

Según la EPA, Aragón cerró el primer trimestre del presente año con 561.100 ocupados, tan solo 3.500 más que hace doce meses. Esa creación neta de empleo es muy pobre, la más baja desde que arrancó la recuperación económica, a partir de 2014.

Entre el primer trimestre de 2014 y el primero de 2015 se crearon en Aragón 23.600 empleos; otros 23.800 se crearon entre el primer trimestre de 2015 y el primero de 2016. A partir de ese momento, el mercado laboral empezó a perder fuelle. Entre el primer trimestre de 2016 y el primero de 2017 se crearon en Aragón 9.300 empleos netos, un 61% menos que en los doce meses previos. Y esa tendencia se ha agravado de un año a esta parte: en los últimos doce meses solo se han creado en Aragón 3.500 empleos netos, lo que aleja el objetivo de recuperar los niveles laborales precrisis. En 2008, Aragón llegó a rondar los 630.000 ocupados. Para volver a esa cifra, al ritmo que está creciendo ahora el empleo, Aragón tendría que esperar 19 años.