DEPORTES

SUSPENDEN UN PARTIDO DE INFANTIL POR INSULTOS Y AMENAZAS A LOS ÁRBITROS POR UNOS PADRES

Dos árbitros de balonmano aragonés suspendieron este fin de semana un encuentro de balonmano tras recibir insultos, amenazas y vejaciones por parte de un sector del público. Los colegiados, un chico y una chica de 19 y 17 años de edad, se vieron obligados a tomar la drástica decisión tras sufrir constantes descalificaciones durante el encuentro de categoría infantil que enfrentaba el sábado en la capital aragonesa al Balonmano Dominicos y al Balonmano Huesca.

Los hechos comenzaron durante el transcurso de la primera mitad, cuando un grupo de padres del conjunto anfitrión comenzaron a amedrentar a los jóvenes con gritos de, según fuentes consultadas por HERALDO, “Hijo de p…”, “Voy a por ti”, “Como hagas esto te vas a enterar”. Los colegiados, que vieron como, incluso, “algún padre bajaba a pie de pista”, soportaron como pudieron los constantes insultos, hasta que decidieron pedir ayuda a los técnicos locales en el tiempo de descanso.

Sin embargo, según esas mismas fuentes, la segunda parte arrancó con la misma tónica y los insultos no cesaron, lo que provocó que uno de los jóvenes colegiados sufriera un ataque de ansiedad y comenzara a llorar. Fue en ese momento cuando ambos, tremendamente afectados por lo sucedido, decidieron suspender el encuentro antes de concluir el tiempo reglamentario.

Los trencillas, que continúan tratando de asimilar un hecho que no es aislado en el deporte de formación, han recibido en las últimas horas multitud de muestras de apoyo desde diferentes estamentos del deporte autonómico, como por ejemplo la Federación Aragonesa de Balonmano, encabezada por Juan Carlos Caamaño.

El presidente del Comité Territorial de Árbitros en Aragón, Andrés Peñaranda, fue uno de los primeros en conocer los hechos. “Me llamaron llorando, asustados y muy nerviosos, lógicamente. Los chicos, como los jugadores, también están aprendiendo y no entienden los motivos por los que suceden este tipo de cosas. Hicieron lo que tenían que hacer“, refuerza Peñaranda, quien consideraría “una verdadera pena” que ambos colegiados abandonasen su labor arbitral tras este desagradable episodio.

Por su parte, el Balonmano Dominicos condena enérgicamente los hechos al mismo tiempo que hace un llamamiento a la prudencia. “Tenemos muy claro que en deporte escolar no puede haber ningún menosprecio por parte del público y vamos a reunirnos con los padres para cortar estas cosas de raíz”, afirma Javier Hernández, presidente de la entidad, que aboga por “matizar algunos comentarios”.

“Yo no puedo valorar si se dijo o no porque no estuve allí presente. Estamos recopilando datos y lo que sí que me temo es que el tema está demasiado inflado, que no hubo ningún tipo de violencia. Tal vez verbal, pero no física, en absoluto”, recalca el dirigente, sorprendido “por los comentarios que se están haciendo. Quiero entender que no fue tanto como parece en el anexo”, concluye.

fuente: heraldo.es